Compartir

La Comisión Permanente del Congreso de la Unión expresó su grave preocupación ante el anuncio del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de imponer medidas arancelarias a todos los productos de nuestro país, y manifestó su respaldo al Gobierno federal en las negociaciones diplomáticas para lograr una solución concertada.


Asimismo, convocó a una reunión de trabajo a los titulares de las secretarías de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard Casaubón; de Gobernación, Olga Sánchez Cordero; de Economía, Graciela Márquez Colín, y de Agricultura y Desarrollo Rural, Víctor Manuel Villalobos Arámbula, para informar sobre los esfuerzos de negociación en Washington, D.C.


De igual manera, la Comisión Permanente solicitará a los funcionarios mexicanos información sobre las implicaciones que las medidas arancelarias del gobierno de Donald Trump tendrán en el proceso de aprobación y ratificación del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC).


En un punto de acuerdo de urgente y obvia resolución promovido por senadores y diputados del Partido Acción Nacional (PAN), la senadora Guadalupe Murguía Gutiérrez planteó en tribuna que el 30 de mayo con base en una Declaratoria de Emergencia Nacional, Trump anunció la imposición de aranceles de 5 por ciento a todos los productos mexicanos, a partir del próximo 10 de junio.


Lo anterior, como consecuencia de lo que considera una falta de colaboración del gobierno de México para detener migración y el tráfico de drogas a su país, por lo que el titular del Ejecutivo estadounidense indicó que la medida se irá incrementando progresivamente hasta alcanzar 25 por ciento de arancel, sostuvo.


La senadora panista por Querétaro expuso que este anuncio del presidente Trump, paradójicamente, se efectuó el mismo día que el Senado de la República recibió del Gobierno federal el documento completo del T-MEC para su análisis y eventual aprobación.


Destacó que México es el socio comercial más importante de Estados Unidos, «siendo ese país el destino de más del 80 por ciento de nuestras exportaciones», por lo que la imposición de medidas arancelarias como las que se pretende implementar tendría graves consecuencias en nuestra economía.


Los efectos nocivos también los resentirían los consumidores estadounidenses, añadió, con la pérdida de competitividad de toda la región de América del Norte, que en la actualidad genera un tercio de la producción mundial, equivalente a 11 billones de dólares anuales.


En consecuencia, el gobierno mexicano acordó un encuentro con integrantes de la administración del presidente Trump en Washington, D.C., en reconocimiento de que la mejor política exterior es la diplomacia, el diálogo y la búsqueda de acuerdos; sin embargo «debemos estar preparados para responder de manera efectiva y equitativa a cualquier medida perjudicial para los mexicanos», apuntó.


La senadora Guadalupe Murguía expuso que la salvaguarda de las relaciones comerciales deben ser una prioridad en el Gobierno federal, pero subrayó que no deben estar nunca supeditas a costa de la dignidad e integridad de la nación.
El punto de acuerdo fue aprobado por el pleno de la Comisión Permanente.

Redimensionar imagen