Compartir

Como parte del Constituyente Permanente, diputadas y diputados avalan el proyecto con 46 votos a favor y 13 en contra. La Presidencia de la Mesa Directiva giró instrucciones para que el decreto se remita al Senado de la República para los efectos legales.

Como parte del Constituyente Permanente, el Congreso de la Ciudad de

México aprobó el decreto que reforma la Constitución Política de los

Estados Unidos Mexicanos en materia educativa. Con 46 votos a favor y 13

en contra, la Presidencia de la Mesa Directiva giró instrucciones para

que el documento avalado se remita al Senado de la República para los

efectos legales.

Antes de la discusión, el diputado del PAN, Jorge Triana Tena,  presentó

una moción suspensiva a la Minuta de reforma constitucional en materia

educativa, ya que –argumentó- la presentación, discusión y aprobación

violenta la reglamentación del Congreso local, pues la presidencia de la

Mesa Directiva, de acuerdo con el Reglamento interno, debió notificar al

pleno  de la remisión del proyecto y abrir el periodo de cinco días

hábiles para el análisis.

“La convocatoria –a sesión- es ilegal e ilegítima, violatoria de la

norma interna del Congreso. El proyecto llegó el viernes y el término se

cumplirá el martes próximo. Será la tercera vez que sucede esto y que

votamos reformas a la Constitución federal”, dijo.

En respuesta, el diputado Eduardo Santillán Pérez, de MORENA, aseguró

que ninguna disposición reglamentaria puede estar por encima de la ley,

de la Constitución local o la Carta Magna federal. Ninguna de estas

tres, alertó, establece el plazo de cinco días  para aprobar la reforma

constitucional.

Después, la propuesta de moción suspensiva fue desechada por el pleno

del Congreso de la Ciudad. Por lo que inició la discusión de la Minuta

de reforma constitucional en materia educativa, y los grupos

parlamentarios representados fijaron posicionamientos en favor o en

contra.

El diputado del PAN, Diego Orlando Garrido, se pronunció en contra e

informó que su bancada votaría en igual sentido, ya que la presentación

y discusión tuvo desaseo parlamentario. “Además en el contenido de la

reforma  se eliminan las evaluaciones para los maestros y ahora será por

dedazo”.

Por MORENA, el diputado Eleazar Rubio Aldarán, enfatizó que la reforma

constitucional tiene importantes avances. “Esta es una auténtica reforma

educativa que va desde la instrucción básica hasta el nivel superior. La

educación, en años anteriores fue desestimada, a pesar de que los

profesores dejaban su vida en la formación de los alumnos”.

Nuevamente por el PAN, el diputado Jorge Triana, subió a tribuna y

recalcó que su fracción parlamentaria no acompañaría la minuta.

“Actualmente 18 congresos locales, excepto el de la Ciudad de México,

han aprobado la reforma. No está la Ciudad de México porque no se

procesó con oportunidad, como parte del Constituyente Permanente”.

“Se ha hecho tarde para sacar las obligaciones constitucionales como

parte del Constituyente Permanente. Esta reforma ya tiene el aval de

congresos estatales y aquí estamos sólo como representación simbólica”,

complementó el coordinador del grupo parlamentario del PAN, Mauricio

Tabe Echartea.

Para la legisladora Guadalupe Morales Rubio, de MORENA, “estamos ante

una reivindicación magisterial, profesores que han dedicado su vida a

dar lo mejor. Esta promulgación es el reconocimiento a la labor

magisterial, porque para ser maestro se necesita vocación y no lo

entienden quienes no están frente a grupo, porque la docencia es la

única profesión que crea todas las demás profesiones”.

El grupo parlamentario del PRD anunció su voto en favor de la reforma

constitucional; el coordinador de la bancada, Jorge Gaviño Ambriz,

argumentó que la reforma educativa anterior “fue sinónimo de una reforma

laboral; por ello se necesita una reforma educativa de fondo. Votaremos

en favor porque se dan pasos para construir una reforma y cambiar al

maestro del siglo 21”.

La bancada del PRI informó de su voto en contra. El diputado Guillermo

Lerdo de Tejada Servitje dijo “se pierde la independencia de la

educación. Nada nos asegura que las leyes reglamentarias ofrezcan una

educación sólida y que no responda a interés políticos. Si hacemos un

balance, con esta Minuta perdimos más de lo que ganamos”.

En esta sesión especial, el congresista Fernando Aboitz Saro, de la

Asociación Parlamentaria Encuentro Social,  calificó como histórica esta

reforma a la Carta Magna federal. “Las partes participarán en el proceso

educativo, para dar valores como el respeto a los semejantes, la

solidaridad humana; con esta reforma los padres serán pilares en la

educación de los hijos”.

Después, la diputada Valentina Batres Guadarrama, de MORENA,  resaltó

“esta reforma es completamente distinta  a la que se hizo en el año

2013, “aquella reforma no fue pensada en los niños, sino en un negocio”.

“En esta ocasión, el Estado asume su responsabilidad en materia

educativa, ya no será una actividad de negocio. Es un derecho, en donde

el Estado junto con las instituciones lo garantizarán para lograr la

transformación de la sociedad”, abundó.

Su compañero de grupo parlamentario, el diputado Nazario Norberto

Sánchez aseguró que el Poder Legislativo local hace historia con esta

aprobación, pues se avala una transformación de fondo. Recordó que la

Auditoría Superior de la Federación detectó que del año 2000 al 2007

existieron de “nueve mil comisionados, 100 mil aviadores. Todo esto en

las administraciones de Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña

Nieto”.

La diputada del PT, Circe Camacho también dijo que la reforma

constitucional es relevante e histórica, pues se restituye el espíritu

del derecho a la educación concebido por el Constituyente de 1917. “Esta

reforma es de avanzada y responde a la exigencia social no sólo de los

maestros, también de los padres de familia para tener estándares de

calidad”.

En el marco de esta discusión y aprobación del decreto, la diputada de

la fracción parlamentaria del Partido Verde Ecologista de México, Teresa

Ramos, indicó que avalar la Minuta es pronunciarse en favor de la

calidad educativa en todos los niveles.

La presidenta de la Comisión de Educación del Congreso capitalino, Lilia

María Sarmiento Gómez, resaltó que la educación “es la llave de la

transformación que requiere el país; y esta transformación debe pasar

por una reforma constitucional, como la que estamos por aprobar. Es un

nuevo paradigma con perspectiva de género, que incluye la ciencia,

filosofía, tecnología, lenguas indígenas, deportes, música, vida

saludable, cuidado del medio ambiente entre otras”.

La diputada Margarita Saldaña, del Partido Acción Nacional, reprochó que

“esta reforma está más preocupada por cumplir una promesa de campaña y

con sus aliados electorales”.

Para cerrar, la legisladora Martha Ávila Ventura, de MORENA, enfatizó

que la reforma constitucional es la oportunidad de hacer valer el

derecho de los niños a la educación gratuita y laica, y en favor de los

docentes para mejorar su desempeño. “Habrá una estrategia nacional  de

atención a la primera infancia”.

Redimensionar imagen