Compartir

La Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (CANIRAC), la Asociación Mexicana de Restaurantes (AMR) y la Asociación de Directores de Cadenas Restauranteras (DICARES) calificaron de injustificado mantener las mismas restricciones que se aplicaron al sector durante el semáforo naranja, a pesar
de que la capital anunció que pasó al color amarillo.


Resulta decepcionante que, en la conferencia de este viernes, encabezada por la Jefa
de Gobierno, se anunció la reactivación de varios sectores, y no se haya aprobado
ninguna de las medidas que la industria ha solicitado y reiterado en las últimas mesas de
negociación.
En los encuentros entre las autoridades y la industria, se ha pedido una ampliación de
horarios de servicio en interiores y exteriores, extendiéndolos a las 12 am, ya que el 45%
de los restaurantes tienen como horario principal las cenas. También, se ha solicitado
ampliar el número de comensales por mesa a ocho personas, tomando en cuenta la
composición de las familias mexicanas y ampliar el aforo porque hay restaurantes que
no tienen terraza.
“La industria esperaba que este fin de semana hubiera cambio en las restricciones para
que los capitalinos tuvieran una opción segura de celebrar el Día de las Madres, en lugar
de quedarse en sus casas donde generalmente no se respetan las medidas de seguridad
y hay un mayor número de personas”.
Es importante subrayar que las cifras a la baja de contagios y hospitalizados muestran
que los restaurantes son parte de la solución para reactivar la economía de la capital y
no los causantes del problema. Sin embargo, han pasado varias semanas en que la
industria ha solicitado estas medidas sin tener ninguna respuesta.
Si bien la industria reconoce los esfuerzos que se han hecho para implementar el
programa Ciudad al Aire Libre, aún sigue habiendo restaurantes que no pueden abrir
porque no tienen terrazas ni lugares exteriores.
“La industria ha tenido que sobrevivir sola, sin apoyos económicos y mientras en todo el
país se han ido flexibilizando las restricciones con excelentes resultados, la Ciudad se
mantiene rezagada. Si bien entendemos que la composición y complejidad es distinta,
no se justifica seguir restringiendo a la industria como si estuviéramos en semáforo
naranja”.

Redimensionar imagen