Compartir

La calificadora Fitch bajó la calificación de México, de BBB+ a BBB, mientras que Moody’s revisó la perspectiva de la nota soberana del país de estable a negativa, pero mantiene la calificación en A3.

La agencia calificadora de riesgo recortó la nota de México a BBB desde BBB+ al observar mayor riesgo para el país agravado por las amenazas externas por las tensiones comerciales.

La calificadora destacó la debilidad de las perspectivas macroeconómicas «exacerbadas por las amenazas externas de las tensiones comerciales, alguna incertidumbre política interna y las constantes restricciones fiscales».

Redimensionar imagen