Compartir

Una muy buena andanada de reacciones sigue causando la intempestiva salida de Tatiana Clouthier de la Secretaría de Economía. “Se salió o la salieron”, es uno de los muchos comentarios que corren en diversos ámbitos de la vida nacional. Por lo pronto, empresarios y panistas, coinciden en que se fue el único eslabón más o menos viable que tenían con Palacio Nacional, cuyo inquilino se ha caracterizado por su cerrazón y con la partida de la señora Clouthier Carrillo, se dice que todo ha quedado herméticamente cerrado. ¿Será?

Luego, luego de que la ahora exfuncionaria caminara a las afueras precisamente de Palacio Nacional, a donde al parecer, nunca más volverá, con gesto de una profunda decepción, se empezaron a manejar los nombres de quienes podrían sucederla en el cargo. Uno de ellos es el de la titular del Sistema de Administración Tributaria, (SAT), Raquel Buenrostro de quien, se dice por ahí, no se caracteriza por ser la más leal que digamos, ya que habiendo llegado con el primer secretario de Hacienda de esta errada y llamada cuarta transformación, Carlos Manuel Urzúa, le habría jugado las contras y lo dejó irse solo.

Otro de los nombres es el de Héctor Guerrero Herrera, que actualmente ocupa la subsecretaría de Comercio e Industria de dicha dependencia; hombre muy cercano ni más ni menos que al exjefe de la Oficina de la Presidencia e industrial, Alfonso Romo, otro que se fue de Palacio Nacional, -se dice-, harto del estéril protagonismo del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Sin embargo, la anécdota nos dice que como buen individuo visceral que es, el de Tepetitán, probablemente se inclinará por una opción bastante endeble pero eso sí, muy leal. Y para muestra, está el “botón” del reciente nombramiento que hizo de Leticia Ramírez Amaya al frente de la Secretaría de Educación Pública; una total nulidad que no le sirve al Ejecutivo ni para rehacer su maltrecha relación con los maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, (CNTE) y, ni hablar del ridículo que hizo la flamante secretaria, cuando en una entrevista le preguntaron algo elemental y ella respondió que no podría responder esa pregunta.

En términos generales y aunque la extitular de Economía no se sabía el precio promedio del kilo de tortillas, porque ella no las compra en su casa; tampoco del gas butano, porque ella tiene gas natural y menos del Metro o Metrobus en la Ciudad de México; no se vestía de la forma más adecuada cuando iba de visita oficial a Estados Unidos; tiene mala ortografía y confunde los porcentajes con los años, Clouthier era alguien que había sabido construir con los empresarios, quizás por el recuerdo de Manuel “Maquío” Clouthier, excandidato presidencial del PAN que era distinguido miembro de la Iniciativa Privada.

Bueno, hasta el hermano de la ahora exintegrante del gabinete lópezobradorista, Manuel Clouthier Carrillo, incisivo cuestionador de esta llamada y errada cuarta transformación, puso por “las exbenditas redes sociales” que se había perdido lo único rescatable de esta administación

Asimismo, tanto la Concamin como la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) y la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio (Concanaco) lamentaron la salida de Tatiana Clouthier y pidieron que quien sea que la suceda, le dé continuidad a las políticas que emprendió, al tiempo que coincidieron en que representa una muy mala señal que se haya ido de la citada Secretaría quien por cierto, fue coordinadora de la campaña que al fin ganó, López Obrador.

Aquí hay que subrayar que el tabasqueño se vio más que mal agradecido con quien fue artífice importante de su triunfo en las elecciones presidenciales. Después de que casi entre lágrimas la exsecretaria quiso darle un abrazo a su ahora exjefe, éste lo rechazó y su cara decía que lo único que quería en ese momento, era que Tatiana Clouthier terminara de marcharse. Eso fue lo más comentado de ese bonito “stand-up” mañanero.

De lo que más se comenta también sobre esta salida, es que la extitular de Economía siempre estuvo en desacuerdo con la “tan llevada y traída” iniciativa que ahora ha regresado a la Cámara de Diputados y se espera sea aprobada el próximo martes, sobre la participación de las Fuerzas Armadas en tareas de seguridad pública hasta el 2028. Se supone que Clouthier Carrillo pensaba que eso era la militarización del país, y así se lo habría hecho saber al inquilino de Palacio Nacional, que, en cuanto se percató de que la exfuncionaria tenía una actitud congruente, ya le andaba porque se fuera por no estar de acuerdo con él.  

MUNICIONES

*** Sobre el ataque del que ha sido la Secretaría de la Defensa Nacional por parte del Grupo Guacamaya, el presidente de la Junta de Coordinación Política del Senado de la República, Ricardo Monreal afirma que, el nivel alcanzado por la inseguridad en el ciberespacio ha alcanzado niveles que no se habían esperado y precisamente el ataque a la SEDENA es la muestra de la gravedad de hechos como éste, por lo que el senador zacatecano planteó la urgencia de actualizar la legislación en materia de Ciberseguridad. Desafortunadamente, es un incontrovertible hecho que la delincuencia encuentra nuevas vías para actuar. Asimismo, el senador Monreal Avila propuso una ley de aplicación general para proteger la actividad digital del gobierno mexicano, misma que deberá tipificar los delitos en contra de la confidencialidad, así como el acceso ilícito y tenería la obligación de proteger a las instituciones públicas y privadas. De esta manera, el marco jurídico debe responder a los requerimientos de la sociedad, ya que, a decir de Ricardo Monreal, las instituciones públicas son la columna vertebral de una nación. Hizo hincapié en que este tipo de ataques vienen no solo del interior del país, sino de otras naciones y eso se debe prever.

*** Resulta que López Obrador supuso que se haría acreedor al Premio Nobel de la Paz, por su ocurrencia, (¡perdón!), propuesta de lograr la paz mundial. Y cuál sería su sorpresa que quien resultó nominado fue el presidente de Ucrania, Volodimir Zelensky, quien al participar de manera virtual en la 52 Asamblea General de la OEA, pidió la ayuda de los países del continente americano “para acabar con la larga lista de víctimas ucranianas que Rusia está creando” y preguntó a las naciones americanas: “¿De qué lado estaría Simón Bolívar en la guerra que desató Rusia contra Ucrania? ¿A quién apoyaría José de San Martín? ¿Con quién simpatizaría Miguel Hidalgo? Creo que no ayudarían a alguien que está saqueando un país más pequeño». Pero ¿qué esperaba López Obrador, si desprecia a la OEA con sus cancioncitas de que ese organismo “es una cosa muy fea”. Además, con propuestas “piteras” nada va a conseguir el tabasqueño que no puede con el caos que trae en casa.

morcora@gmail.com

A %d blogueros les gusta esto: