Compartir

Dios lo sabe todo, incluso cómo hacer que México deje de ser asaltado por prácticamente todos los presidentes que ha tenido, pero nadie los persiguió ni encarceló aunque todos, al iniciar sus sexenios,  denunciaron a sus antecesores -sin nombrarlos, claro-, por la basura de gobierno que les entregaron.

                        Eso fue lógico en los priistas que pensaban y actuaban evitando que su política pudiera considerarse una traición al sistema político que sus   precursores  revolucionarios crearon y todos debían hacer cuanto fuera preciso para perpetuar al PRI en el poder…  

                        … Hasta que la liga no aguantó más y se rompió.

                        Pero lo anterior no ocurrió nomás así como así. Imposible adivinar lo que Luis Donaldo Colosio hubiera hecho, pero al ser asesinado cuando realizaba su campaña presidencial, lo sustituyó Ernesto Zedillo Ponce de León, exsecretario de Programación y Presupuesto de Carlos Salinas de Gortari, en funciones de coordinador de la campaña de Colosio.

                        Economista egresado del Instituto Politécnico Nacional, Zedillo abominaba al PRI aunque fuera el puente  hacia la Presidencia de la República.

                        Zedillo  inauguró la  era de las sanas distancias PRI-Gobierno y se empeñó a fondo para acabar fortaleza priista, impulsar la democracia sacando al PRI de Los Pinos, frase crucial para alcanzar la victoria en la  elección del año 2000, pero en labios de su creador, el panista guanajuatense Vicente Fox Quezada.

                        … Pero también Zedillo consideró impensable llamar a cuentas a Salinas de Gortari. Se conformó con lograr el autoexilio de quien le había hecho secretario de Estado, coordinador de la campaña de Colosio y candidato preidencial sustituto.

                        Fue así como el inicio del siglo XX fue  la cuna del México que ahora usted gobierna, presidente López Obrador,  todavía en la alborada del siglo XXI.

                        Hubo, sin embargo, un aspecto que  ni Zedillo combatió, tan importante y crucial para cualquier país, que fue la corrupción y su gemela, la impunidad. Seguimos arrastrando esos cánceres hasta la actualidad, pero también el destino se empeñó en darnos la oportunidad de intentar ascender a otro escalón de nuestra historia. Suele usted decir, presidente, que al iniciar su gobierno se acabaron la corrupción y la impunidad. No, presidente, ahí están dentro de su gobierno muchos corruptos que deben ser cesados pero también procesados por lo que robaron y aún se llaman a sí mismos servidores públicos. Este espacio considera que la captura de Emilio Ricardo Lozoya Austin es una magnifica continuación de la lucha relatada renglones arriba.

                        Ya usted es parte de nuestra historia, con unas barajas en su alforja que pueden ganar su juego de Pocker Presidencial si usted  elimina las lacras que le están estorbando. Aligere su equipaje, cuya carga le resta energía. Necesita que la fuerza de la Nación, pero toda, se integre al compromiso que tiene con ella.

                        Le resta tiempo suficiente para eliminar al toro, cortarle orejas y rabo, dar la  vuelta al ruedo y salir en hombros delante de una multitud que no se canse de aplaudirle…  

Internet: Lmendivil2010@gmail.com

Facebook: Leopoldo Mendívilién consideró

Twitter: @Lmendivil2015

Blog: leopoldomendivil.com

Redimensionar imagen