Compartir

Mal, muy mal le fue también en su comparecencia ante diputados al director general de Petróleos Mexicanos (Pemex), Octavio Romero Oropeza, solo que este funcionario imprimió a su jornada con los legisladores el aburrimiento. Porque verdaderamente estuvo de flojera su estancia en la Cámara de Diputados; de entrada, por su arreglo personal en el que procuró imitar a su jefe y paisano. Bueno, hasta presumió que la paraestatal, envuelta en una gravísima crisis, es una de las diez mejores empresas a nivel mundial y desde luego, eso solo se lo creyeron, o hicieron como que le creyeron, los diputados de Morena y sus rémoras.

Por lo demás, es bien sabido que Romero Oropeza, de profesión ingeniero agrónomo, llegó a ese puesto no por sus capacidades, sino por su cercanía y amistad con el presidente Andrés Manuel López Obrador, que lo colocó en esa posición como pago de favores y aún a sabiendas de que su amigo haría que Pemex se fuera más a pique, como ocurre actualmente y como prueba, están las millonarias pérdidas que ha tenido la paraestatal, que de acuerdo a los diputados de oposición, asciende a 480 mil millones de pesos, cantidad que el director Romero Oropeza atribuyó –igualito que su jefe-, ni más ni menos que al pasado, sin soslayar, desde luego, a la pandemia mundial de Covid-19, que obviamente sí afectó, pero mucho ayudó también la incapacidad del funcionario que no tiene la preparación para estar al frente de la paraestatal.

Entonces, aquí la pregunta sería: en tres años que tiene de antigüedad en el puesto, ¿qué ha hecho él para mejorar la situación crítica que vive Pemex?, por lo visto, absolutamente nada.

Ante cada conflicto que vive la paraestatal, Romero Oropeza opta por esconderse, cuando no detrás de las faldas de la secretaria de Energía, Rocío Nahle, guarda silencio sin que nadie le pueda sacar ni media palabra.

Por eso no dejó de extrañar que ante los diputados, el desalineado funcionario “respingara” ante los reclamos de la diputada panista Gina Gerardina Campuzano, quien interrumpió a Romero Oropeza acusándolo de presuntos actos de nepotismo al interior de la paraestatal (¡qué raro!, si en esta errada y llamada cuarta transformación ni se acostumbra) y que tenía a 16 familiares trabajando, algo que ojalá y comprobara la legisladora albiceleste.

Y ahí fue cuando no pudo más el titular de Pemex y rompió el silencio que había mantenido aún cuando el diputado del PT, Gerardo Fernández Noroña, subió a la tribuna nada más para lucirse y avivar el pleito que se trae con los diputados del PAN, que osaron ponerle un apodo que no tiene desperdicio, por cierto.

Luego de decirle mentirosa a la aludida diputada, Romero Oropeza señaló que estaba en el Palacio Legislativo de San Lázaro para  comparecer, no para que lo regañaran. “Yo vengo a comparecer no a que me regañe… compórtese, diputada, déjeme hablar”. 

Otra de las legisladoras que le tundió al director de Pemex, fue Josefina Gamboa, quien le dijo: “la Administración de Pemex, Ingeniero Agrónomo, es un clarísimo ejemplo de la ineficiencia e ineptitud con la que se desarrolla la presente Administración”.

La diputada morenista Janicie Contreras García, trató de defender a Romero Oropeza, pero como dice un conocido refrán, “se le volteó el chirrión por el palito”, lo que causó que el funcionario compareciente le hiciera un gesto de “mejor no me ayudes”, porque la legisladora señaló: “no hace falta tener especialidad para manejar Pemex, hace falta honradez y ganas”. No, pues sí.

Desde luego, Romero Oropeza no omitió referirse a uno de los famosos “elefantes blancos” de su jefe: la Refinería de Dos Bocas y dijo que junto con la Refinería de Deep Park, cuya compra se concretará supuestamente en diciembre, permitirán la autosuficiencia energética del país.

¿Será?, lo más probable es que no, porque el funcionario compareciente omitió referirse al conflicto que recientemente explotó ni más ni menos que en Dos Bocas, que esta errada y llamada cuarta transformación “resolvió” cuando la secretaria Nahle acudió a la inundada refinería a tomarse la foto con algunos trabajadores; lo demás, no ha sido aclarado, por eso, no solo en los corrillos políticos se dice que todavía ese conflicto representa una bomba de tiempo.

Y otra bomba de tiempo, ya que estamos en eso, es que Romero se refirió al exdirector de la paraestatal, Emilio Lozoya para aseverar que este personaje, le dio al Sindicato de Pemex, encabezado en ese entonces por Carlos Romero Deschamps, más de mil 200 millones de pesos, “manejaban una fortuna, y lo que hicimos nosotros fue cancelar eso”.

¿Si Lozoya Austin fue capaz de ese tipo de acciones a todas luces ilegales, cómo es que esta errada y llamada cuarta transformación lo protege a grado que puede darse el lujo de cenar en el Hunan?

MUNICIONES

*** ¡Quién lo diría!, en dos ocasiones, el presidente López Obrador se ha deslindado vehementemente de la terrible práctica de algunas poblaciones rurales por ejemplo de Guerrero: la venta de niñas, forzadas a casarse. Como se recordará, el inquilino de Palacio Nacional ha optado por decir una y otra vez que no es la generalidad sino “la excepción de la regla”. Pues resulta que el Congreso guerrerense, hizo un llamado a los tres niveles de gobierno con el objetivo de que impulsen acciones para erradicar de una vez y por todas, eso que el presidente llama “la excepción de la regla”, es decir  la venta de y los matrimonios forzados en la región de la Montaña. ¿Otro corajito?

*** El coordinador de Morena en el Senado de la República, Ricardo Monreal destacó el nivel del debate que protagonizaron los legisladores en el marco de la sesión donde se discutió el Paquete Económico 2022 y en un video difundido por sus redes, destacó que gracias a la aprobación de este instrumento se pondrá a funcionar al país, se reactivará la economía post Covid y se detonará el desarrollo.  Aprovechó el legislador zacatecano hasta para darle su “apapachada” a la presidenta de la Mesa Directiva de la Cámara Alta, Olga Sánchez Cordero por la forma en que condujo los trabajos.

*** En contraste y sobre ese mismo tema, la bancada del PAN en el Senado subrayó que  Morena y sus aliados le dieron la espalda a las y los mexicanos al aprobar una Ley de Ingresos y una miscelánea fiscal que solo tiene como fin, recaudar más a costa de la economía familiar. “Como ya es costumbre usan su mayoría para acatar la instrucción presidencial con total obediencia, mientras que se olvidan de ser representantes populares y tomar medidas que permitieran reactivar la economía y generar los empleos perdidos durante esta crisis económica”. Indicaron los legisladores panistas que son innumerables las afectaciones que traerá la aprobación de estos instrumentos, ya que es el proyecto más recaudador de toda la historia de México, al cobrar más Impuesto sobre la Renta, más IVA, más IEPS y más deuda para los mexicanos.

morcora@gmail.com

Redimensionar imagen