Compartir

Nuevamente en la agenda el tema: el feminicidio. Nuevamente la violencia a la mujer. Hasta donde se ha desvirtuado la sociedad como para que día a día tengamos que escuchar estos actos en contra de la vida, de aquellas personas (mujeres), que son las creadoras de la misma. La estadística se convierte en una competencia, donde la realidad, puede superar cualquier ficción en cuanto a los asesinatos y agresiones hacia la mujer.

La noticia de la semana pasada, acerca de lo que sucedido a Ingrid Escamilla, joven de 25 años, es algo que no se debe dejar pasar, pero sobre todo que no vuelva a suceder. La barbarie y el daño irreparable de lo sucedido a la joven veinteañera, no solo es de indignación, sino de aberración.

El hecho de este asesinato, no deberá ser tratado como un espectáculo mediático, sino con la seriedad de intervenir a una sociedad dañada, donde pareciera que no hay quien pare estos actos.

Ahora, el lugar donde vivía Ingrid se viste de morado, como muestra de apoyo de los vecinos que la conocieron. Las manifestaciones exigiendo no solo justicia, sino que se detengan estos casos, parecieran no tener fin. Las redes sociales también hacen los suyo y se manifiestan.

Sin embargo, lo que hay que hacer, es cambiar la forma de pensar de todos; hablamos de hombres y mujeres para volver a convivir en conjunto y armonía.

La división, no es la solución, nos necesitamos los unos a los otros.

Aunque la realidad es la que se vive, la ley debe ser clara y aplicarla sea como sea, en este tipo de atrocidades y en cualquier acto en contra de la sociedad.

La indignación social acerca de los feminicidos, está ya dentro de las demandas directas en el gobierno actual y se le pide tome cartas en el asunto. Así que esto seguramente será la próxima evaluación para saber si la cuarta transformación puede superar este reto, entre muchos otros.

No más abuso a las mujeres, que nos quede claro a todos.

Call to Action

#FelizLunes #CadenaFeministaMx #EstoyConFrida

Redimensionar imagen