Compartir

Deseándole el mejor posible de los años quiero compartirle, señora secretaria, el siguiente texto que recibí al término del año pasado. Llegó sin remitente, de manera que asumo íntegra la responsabilidad de su publicación por considerarlo un dibujo a todo color de los remolinos que nos trajeron las dos primeras décadas del siglo:   

“Habría que hacerle ver al gobierno mexicano que la esencia de la Doctrina Estrada está basada en el principio de no intervención, pero nosotros hasta fuimos por Evo en avión de la Fuerza Aérea… ¡Qué bonita doctrina, que ya tiene servicio a la carta y paquetes de viaje VIP! ¡Y qué bonita ley de exilio: me paso por el arco del triunfo la ley con el pretexto de la justicia y hasta le pongo foros al “exiliado”, para que siga con su guerra… Si somos rete imparciales, ¿verdad? Ya no le pedimos al gobierno cuatrero que sepa diplomacia; le pedimos que recuerde las clases de física de la secundaria en eso de que toda acción provoca una reacción. Si se lleva, que se aguante y no pida chichi… Pero hasta de eso se olvidan. Quizá ya son los estragos de las mañaneras, pero eso debe parar. No los contratamos para semejantes circos.

“Uno hace todo por su compadre; y más si él le financia su campaña… Ya dije.

“Yo estoy de acuerdo con lo que hizo la cancillería del gobierno federal. ¿O ya se olvidó que antes se usaban los aviones militares para encubrir a narcos y corruptos? Ahí están García Luna y Felipe Calderón. O para variar, Fox y Martha Sahagún. Sí, a veces, como se dice, hay que mamar chichi… Con Peña tuvimos un canciller que llegó a aprender. En realidad era el vicepresidente que se tiró al suelo para que lo levantaran. Ahora tenemos otro canciller que lo levantaron a la vicepresidencia y desde allí tiró al piso la Doctrina Estrada…

“¡Qué peligroso es apoyar con los ojos cerrados a un presidente que se comporta como dictador y protege dictadores! Dios nos libre de gente así de miope y fanática, que cual borregos esperando un hueso de su partido, ponen en jaque a todo un país con la bandera socialista ya fallida en el mundo… Yo les pregunto por qué no se van a Venezuela o Cuba. Nos harían un gran favor.

“Y qué lástima que utilicen como último recurso comparar a su mesías AMLO con los previos presidentes, para concluir que ellos eran peores.

“Citemos un clásico: Si no pueden, ¡renuncien!

“Ya parece, respondió alguien por allí… Primero muertos que dejar de roer el hueso…

“Que el año nuevo sea mejor que el que se marcha. No más ocurrencias, no más veneno y no más destrozos de la administración pública. Los contratamos como gobernantes para mejorar la casa común, no como sus demoledores.”

Internet, m760531@hotmail.com

Facebook: Leopoldo Mendívil

Twitter: @Lmendivil2015

-Blog: leopoldomendivil.com

Redimensionar imagen