Compartir

El Centro Empresarial Baja California Sur, de la Confederación Patronal de la República Mexicana (COPARMEX), que preside Gustavo Díaz Tronco, destacó que ante la paralización de las actividades no esenciales por la pandemia del coronavirus SARS-CoV-2 (COVID-19), con la inclinación excesiva de las actividades económicas terciarias en un solo sector (el PIB de la entidad reporta casi el 83 % inclinado al comercio, pero sobre todo dedicado a las actividades hoteleras y turísticas), provoca una inestabilidad económica que no ha sido resuelta.

Ello a pesar de que la presente administración estatal implementó un programa de proveeduría interno, que no ha alcanzado a desarrollar su potencial para contactar proveedores de agrícolas, ganaderos y manufactura con empresas turísticas y de comercio.

Esto se vuelve una oportunidad para empresarios visionarios, los cuales pueden incursionar como eslabones empresariales para conectar la producción primaria con el sector terciario, que va a exigir productos y servicios una vez que se reactiven las actividades.

A diferencia de una contingencia provocada por un huracán, la pandemia no ha provocado ningún tipo de daño o afectación a la infraestructura física pública y privada, por lo que los establecimientos están listos para la reactivación de la economía.

Sin embargo, es necesaria la mano del gobierno en sus distintos niveles, para incentivar el mercado empresarial, y que éste retome el rumbo de las actividades productivas de la capital y del estado.

En este sentido, el capital humano está capacitado y listo, por lo que se buscarán lo certificados de limpieza, higiene y buenas prácticas que preparan las autoridades para que el cliente tenga la confianza de invertir en el empresariado local.

Estos dos escenarios serán cruciales si es que el Gobierno Federal sigue renuente a presentar un plan de rescate y apoyo económico que sea factible, oportuno y real a las necesidades que tenemos en la Península de Baja California Sur.

Por su parte, el secretario del Trabajo y Desarrollo Social, Gustavo Hernández Vela, confirmó que un aproximado de 13 mil a 14 mil empleos directos, indirectos o eventuales registrados en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) se han perdido o suspendido a consecuencia de la pandemia, estimando que la entidad pudiera incrementar en un 5 por ciento su pobreza, dependiendo de las variables que se puedan dar en el tema económico y turístico.

Mientras tanto, el titular de la Secretaría de Salud en Baja California Sur, Víctor George Flores, puntualizó que pese al anuncio del Gobierno de México respecto a la apertura de algunos sectores de la economía y de servicios, la entidad todavía no está preparada, porque se califica en escenario en Rojo “Alerta Máxima”, según con el semáforo implementado por la Secretaría de Salud Federal (SSa).

Por último, en la Sesión Ordinaria del Centro Empresarial de la COPARMEX BCS, en la cual también participó el presidente nacional de la COPARMEX, Gustavo de Hoyos Walther, se hizo un llamado a todos los empresarios del país, a sumarse a un esfuerzo conjunto de diálogo, reflexión y cercanía, para enfrentar juntos los graves problemas por los que México atraviesa.

Redimensionar imagen